¿Quieres crear tus propias píldoras?

Andres Jaramillo Lopez

hace 6 meses| visto 2389 veces

Economista y Administrador de empresas de la Universidad Santo Tomás. Especialista en Finanzas de la Universidad del Valle.

Desde el año 1996 se desempeña como Presidente Ejecutivo de Conalvías Construcciones, posicionándola como una de las empresas más importantes del sector de la construcción en el país y expandiendo sus operaciones a los mercados internacionales de Perú, Panamá y los Estados Unidos, gracias a una política clara de sostenibilidad.

Además, miembro de la Junta Directiva de Inversiones Conalvias, Infracon S.A.S, Fincon S.A.S entre otras.

Economista y Administrador de empresas de la Universidad Santo Tomás. Especialista en Finanzas de la Universidad del Valle.

Desde el año 1996 se desempeña como Presidente Ejecutivo de Conalvías Construcciones, posicionándola como una de las empresas más importantes del sector de la construcción en el país y expandiendo sus operaciones a los mercados internacionales de Perú, Panamá y los Estados Unidos, gracias a una política clara de sostenibilidad.

Además, miembro de la Junta Directiva de Inversiones Conalvias, Infracon S.A.S, Fincon S.A.S entre otras.

‘Vendrán entre 5 y 7 años de expansión en infraestructura'

Aunque se ha posicionado el pago por disponibilidad de obra como un mecanismo de presión a los contratistas para acelerar la entrega de las carreteras, Jaramillo señala que los retrasos nada tienen que ver con el dinero y que, por el contrario, se dan por factores mucho más complejos. En entrevista con Portafolio, el directivo habló sobre su empresa, la visión del mercado y las perspectivas para la infraestructura en el mediano plazo.

¿Cómo fue este año para Conalvías?

Fue un año de cierre de ciclo económico. Vamos a terminar facturando 806.000 millones de pesos y estamos visualizando que el año entrante ya comienza a crecer el sector y vendrán entre 5 y 7 años seguidos de expansión en infraestructura. Para el 2014, tenemos 1,2 billones de pesos contratados por ejecutarse.

¿Para qué son esos $ 1,2 billones?

Están colocados en el sector privado y el sector público. Tenemos proyectos en el área vial, obras urbanas, puertos, estamos haciendo también una represa.

O sea que el 2014 sería el mejor para ustedes…

Sí, será el año de mayor facturación en la historia de la compañía, pero los años futuros, del 2015 en adelante, van a ser muy importantes también.

¿Cuál será el proyecto de mayor envergadura?

La Ruta del Sol sector III, y ya con las licencias ambientales que nos entregaron despegó completamente la ejecución de la obra.

¿Cómo ve la ley de infraestructura?

Es un primer paso importante. Falta seguir buscando soluciones a la problemática que el sector tiene, principalmente con las licencias ambientales y las consultas previas.

Desde el punto de vista de logística constructora, existen algunos problemas por solucionar; por ejemplo, el suministro de asfalto va a limitar muchísimo la ejecución de los proyectos, porque el país va a tener una demanda gigante y Ecopetrol no tiene la capacidad para producir todo el material que los constructores necesitan.

El segundo tema es que hay dificultades en la consecución de explosivos para toda la necesidad constructora del país.

¿Cuál sería la solución?

En el tema de explosivos se trata de ensanchar la capacidad productora de la industria militar; en el asfalto, la solución más rápida es la importación.

¿Qué pasaría si la situación sigue igual?

El ritmo de la construcción dependería del ritmo de la producción del asfalto, pero somos optimistas de que no llegaremos a ese punto.

¿Cómo ve las licitaciones de cuarta generación?

Muy bien, faltan algunos aspectos en la reglamentación, en la asignación de riesgos y de requisitos que ya la ANI está terminando de aclarar. Quedamos precalificados en 9 proyectos.

¿Y cómo ve los procesos?

Los veo serios, de magnitudes muy importantes.

¿Considera que el hecho de que el Estado pague luego de entregada una obra agiliza las construcciones?

La Ruta del Sol tenía esa característica y eso es sano, ya la ingeniería está acoplada a esa modalidad. Sin embargo, que las cosas no fluyan a la velocidad que uno quisiera no tiene que ver con la modalidad del pago, sino con los problemas prediales, ambientales y sociales. Creo que el Gobierno se ha dado cuenta y ha tomado medidas al respecto.

¿Cuáles son los ‘cuellos de botella del sector’?

Los fundamentales son las consultas previas y el tema ambiental.

Muchas empresas sienten incertidumbre por las elecciones del 2014, ¿cómo ve el tema?

El sector no tiene incertidumbre porque los proyectos de la ANI ya salieron y deben adjudicarse en el primer semestre del 2014, de modo que mi percepción es que el tema político no debe afectar la contratación. Espero no equivocarme al respecto.

COLOMBIA, EL PAÍS CON MAYOR POTENCIAL

¿Cómo están sus negocios en el extranjero?

La empresa factura el 40 por ciento a nivel internacional y esas ventas están repartidas entre Panamá, Perú y La Florida (Estados Unidos).

¿Dónde está el mayor potencial de desarrollo?

En Colombia. Desde de mediados del 2015 inicia la construcción masiva, y esa expansión del mercado no va a presentarse con la misma intensidad en ninguno de los otros 3 países donde tenemos presencia.

Proyectamos que, en los próximos años, alrededor del 80 por ciento de la facturación vendrá de Colombia, no porque se disminuyan las ventas en el exterior, sino porque el crecimiento del mercado local va a ser muy superior al de los mercados internacionales en los que tenemos presencia.

¿En cuántas obras trabajan actualmente y cuántas proyectan tener?

En total, en todos los países, tenemos 29 en ejecución. La proyección depende mucho de las oportunidades que nos dé el mercado, pero pensamos que la expansión de la empresa en los próximos 5 años podría hacernos llegar al doble de lo que somos hoy y ya nos hemos preparado internamente para ello: cambiamos nuestra plataforma operacional e hicimos una renovación completa de maquinaria, tenemos cerca de 900 unidades amarillas.

Cristina Bustamante

Redacción Portafolio

Aunque se ha posicionado el pago por disponibilidad de obra como un mecanismo de presión a los contratistas para acelerar la entrega de las carreteras, Jaramillo señala que los retrasos nada tienen que ver con el dinero y que, por el contrario, se dan por factores mucho más complejos. En entrevista con Portafolio, el directivo habló sobre su empresa, la visión del mercado y las perspectivas para la infraestructura en el mediano plazo.

¿Cómo fue este año para Conalvías?

Fue un año de cierre de ciclo económico. Vamos a terminar facturando 806.000 millones de pesos y estamos visualizando que el año entrante ya comienza a crecer el sector y vendrán entre 5 y 7 años seguidos de expansión en infraestructura. Para el 2014, tenemos 1,2 billones de pesos contratados por ejecutarse.

¿Para qué son esos $ 1,2 billones?

Están colocados en el sector privado y el sector público. Tenemos proyectos en el área vial, obras urbanas, puertos, estamos haciendo también una represa.

O sea que el 2014 sería el mejor para ustedes…

Sí, será el año de mayor facturación en la historia de la compañía, pero los años futuros, del 2015 en adelante, van a ser muy importantes también.

¿Cuál será el proyecto de mayor envergadura?

La Ruta del Sol sector III, y ya con las licencias ambientales que nos entregaron despegó completamente la ejecución de la obra.

¿Cómo ve la ley de infraestructura?

Es un primer paso importante. Falta seguir buscando soluciones a la problemática que el sector tiene, principalmente con las licencias ambientales y las consultas previas.

Desde el punto de vista de logística constructora, existen algunos problemas por solucionar; por ejemplo, el suministro de asfalto va a limitar muchísimo la ejecución de los proyectos, porque el país va a tener una demanda gigante y Ecopetrol no tiene la capacidad para producir todo el material que los constructores necesitan.

El segundo tema es que hay dificultades en la consecución de explosivos para toda la necesidad constructora del país.

¿Cuál sería la solución?

En el tema de explosivos se trata de ensanchar la capacidad productora de la industria militar; en el asfalto, la solución más rápida es la importación.

¿Qué pasaría si la situación sigue igual?

El ritmo de la construcción dependería del ritmo de la producción del asfalto, pero somos optimistas de que no llegaremos a ese punto.

¿Cómo ve las licitaciones de cuarta generación?

Muy bien, faltan algunos aspectos en la reglamentación, en la asignación de riesgos y de requisitos que ya la ANI está terminando de aclarar. Quedamos precalificados en 9 proyectos.

¿Y cómo ve los procesos?

Los veo serios, de magnitudes muy importantes.

¿Considera que el hecho de que el Estado pague luego de entregada una obra agiliza las construcciones?

La Ruta del Sol tenía esa característica y eso es sano, ya la ingeniería está acoplada a esa modalidad. Sin embargo, que las cosas no fluyan a la velocidad que uno quisiera no tiene que ver con la modalidad del pago, sino con los problemas prediales, ambientales y sociales. Creo que el Gobierno se ha dado cuenta y ha tomado medidas al respecto.

¿Cuáles son los ‘cuellos de botella del sector’?

Los fundamentales son las consultas previas y el tema ambiental.

Muchas empresas sienten incertidumbre por las elecciones del 2014, ¿cómo ve el tema?

El sector no tiene incertidumbre porque los proyectos de la ANI ya salieron y deben adjudicarse en el primer semestre del 2014, de modo que mi percepción es que el tema político no debe afectar la contratación. Espero no equivocarme al respecto.

COLOMBIA, EL PAÍS CON MAYOR POTENCIAL

¿Cómo están sus negocios en el extranjero?

La empresa factura el 40 por ciento a nivel internacional y esas ventas están repartidas entre Panamá, Perú y La Florida (Estados Unidos).

¿Dónde está el mayor potencial de desarrollo?

En Colombia. Desde de mediados del 2015 inicia la construcción masiva, y esa expansión del mercado no va a presentarse con la misma intensidad en ninguno de los otros 3 países donde tenemos presencia.

Proyectamos que, en los próximos años, alrededor del 80 por ciento de la facturación vendrá de Colombia, no porque se disminuyan las ventas en el exterior, sino porque el crecimiento del mercado local va a ser muy superior al de los mercados internacionales en los que tenemos presencia.

¿En cuántas obras trabajan actualmente y cuántas proyectan tener?

En total, en todos los países, tenemos 29 en ejecución. La proyección depende mucho de las oportunidades que nos dé el mercado, pero pensamos que la expansión de la empresa en los próximos 5 años podría hacernos llegar al doble de lo que somos hoy y ya nos hemos preparado internamente para ello: cambiamos nuestra plataforma operacional e hicimos una renovación completa de maquinaria, tenemos cerca de 900 unidades amarillas.

Cristina Bustamante

Redacción Portafolio

Andrés Jaramillo López | La República

Conalvías se preparó 5 años para ganar proyectos en EE. UU. | Negocios | Portafolio.co

Andrés Jaramillo López / Presidente de Conalvías.

Uno de los pesos pesados de la construcción, Conalvías, ganó la puja entre 22 proponentes para construir el nuevo puente de Honda, una de las obras más importantes dentro de los 16 Corredores de la Prosperidad, adjudicados la semana pasada.

El presidente de la firma, Andrés Jaramillo López, explicó los detalles de este nuevo proyecto y contó cómo ingresaron al mercado de infraestructura estadounidense.

¿Qué características tiene el nuevo puente de Honda?

El puente Honda-Puerto Bogotá, en los departamentos de Tolima y Cundinamarca, tendrá 344 metros de longitud y 11 metros de ancho sobre el río Magdalena.

Lo construiremos mediante el sistema de voladizos sucesivos. Tenemos un plazo total de 15 meses, los cuales incluyen tres meses para la realización de los ajustes a fase III de los estudios y diseños de la nueva obra.

¿En qué otros proyectos están participando?

Tenemos 35 proyectos de primer orden en Colombia, Perú, Panamá y Estados Unidos.

En Colombia participamos en la construcción del tramo III de la Ruta del Sol, en la central termoeléctrica de Gecelca III, en el embalse del río Tona en Bucaramanga y en un proyecto muy importante para el Cerrejón, entre otros.

De los proyectos que saldrán a licitación, ¿cuáles les interesan?

Estamos muy interesados en los corredores de mantenimiento del Invías, en el proyecto de Autopistas de la Montaña y en concesiones viales, así como en varios proyectos asociados con actividades de minería y del sector eléctrico y de hidrocarburos.

¿Cómo consiguieron entrar al mercado estadounidense?

Entrar a Estados Unidos, como a Perú y Panamá, no fue fácil. Requiere un gran esfuerzo financiero, logístico y humano, además de conocer muy bien el mercado, así como la reglamentación y la legislación locales. Antes de ingresar a Estados Unidos como constructores, operamos cinco años como productores.

Es decir, nos tomamos el tiempo necesario para conocer el mercado y prepararnos con el fin de cumplir con todos los requisitos que este exige.

¿Qué proyectos han realizado en Estados Unidos?

Durante el 2011, el primer año de operaciones en los Estados Unidos, obtuvimos tres proyectos: la ampliación de la carretera estatal SR35, en Lakeland (Florida); la construcción de un área recreativa en el parque nacional Big Cypress, a 72 kilómetros al oeste de Miami, y la ampliación y repavimentación de la carretera estatal SR688, desde el lago Seminole hasta el canal de derivación del centro Boulevard Ranchero. Los tres suman 30 millones de dólares.

¿Cuánto le aportan estos proyectos a la cartera de Conalvías?

Nuestras ventas internacionales en Perú, Panamá y Estados Unidos representan el 36 por ciento de los ingresos.

VÍAS, AEROPUERTOS Y OTRAS OBRAS

En Colombia, Conalvías participa en la construcción del tramo III de la Ruta del Sol, la central termoeléctrica de Gecelca III, el embalse del río Tona en Bucaramanga y un proyecto muy importante para el Cerrejón, entre otros.

En Perú construyó 21,5 kilómetros del sistema del transporte masivo de Lima, denominado Corredor Segregado de Alta Velocidad (Cosac). También realizó el movimiento de tierras para Minera Yanacocha, la mina de oro a cielo abierto más grande del mundo.

En Panamá participó en la ampliación del aeropuerto de Tocumen.

Christian Pardo Quinn

Redacción de Economía y Negocios

Andrés Jaramillo López / Presidente de Conalvías.

Uno de los pesos pesados de la construcción, Conalvías, ganó la puja entre 22 proponentes para construir el nuevo puente de Honda, una de las obras más importantes dentro de los 16 Corredores de la Prosperidad, adjudicados la semana pasada.

El presidente de la firma, Andrés Jaramillo López, explicó los detalles de este nuevo proyecto y contó cómo ingresaron al mercado de infraestructura estadounidense.

¿Qué características tiene el nuevo puente de Honda?

El puente Honda-Puerto Bogotá, en los departamentos de Tolima y Cundinamarca, tendrá 344 metros de longitud y 11 metros de ancho sobre el río Magdalena.

Lo construiremos mediante el sistema de voladizos sucesivos. Tenemos un plazo total de 15 meses, los cuales incluyen tres meses para la realización de los ajustes a fase III de los estudios y diseños de la nueva obra.

¿En qué otros proyectos están participando?

Tenemos 35 proyectos de primer orden en Colombia, Perú, Panamá y Estados Unidos.

En Colombia participamos en la construcción del tramo III de la Ruta del Sol, en la central termoeléctrica de Gecelca III, en el embalse del río Tona en Bucaramanga y en un proyecto muy importante para el Cerrejón, entre otros.

De los proyectos que saldrán a licitación, ¿cuáles les interesan?

Estamos muy interesados en los corredores de mantenimiento del Invías, en el proyecto de Autopistas de la Montaña y en concesiones viales, así como en varios proyectos asociados con actividades de minería y del sector eléctrico y de hidrocarburos.

¿Cómo consiguieron entrar al mercado estadounidense?

Entrar a Estados Unidos, como a Perú y Panamá, no fue fácil. Requiere un gran esfuerzo financiero, logístico y humano, además de conocer muy bien el mercado, así como la reglamentación y la legislación locales. Antes de ingresar a Estados Unidos como constructores, operamos cinco años como productores.

Es decir, nos tomamos el tiempo necesario para conocer el mercado y prepararnos con el fin de cumplir con todos los requisitos que este exige.

¿Qué proyectos han realizado en Estados Unidos?

Durante el 2011, el primer año de operaciones en los Estados Unidos, obtuvimos tres proyectos: la ampliación de la carretera estatal SR35, en Lakeland (Florida); la construcción de un área recreativa en el parque nacional Big Cypress, a 72 kilómetros al oeste de Miami, y la ampliación y repavimentación de la carretera estatal SR688, desde el lago Seminole hasta el canal de derivación del centro Boulevard Ranchero. Los tres suman 30 millones de dólares.

¿Cuánto le aportan estos proyectos a la cartera de Conalvías?

Nuestras ventas internacionales en Perú, Panamá y Estados Unidos representan el 36 por ciento de los ingresos.

VÍAS, AEROPUERTOS Y OTRAS OBRAS

En Colombia, Conalvías participa en la construcción del tramo III de la Ruta del Sol, la central termoeléctrica de Gecelca III, el embalse del río Tona en Bucaramanga y un proyecto muy importante para el Cerrejón, entre otros.

En Perú construyó 21,5 kilómetros del sistema del transporte masivo de Lima, denominado Corredor Segregado de Alta Velocidad (Cosac). También realizó el movimiento de tierras para Minera Yanacocha, la mina de oro a cielo abierto más grande del mundo.

En Panamá participó en la ampliación del aeropuerto de Tocumen.

Christian Pardo Quinn

Redacción de Economía y Negocios

Andres Jaramillo Conalvias

Andres Jaramillo Conalvias